... rest in peace my dark love, the king is now resting with you, protecting you forever...


29 jul. 2012

Ultimas lecturas



- La ventana de Orfeo 4
El tomo de las muertes... 4 personajes se van a la caja y mira, ha sido interesante. En el último tomo, Klaus, Alraune y Julius estan en la casa de los primeros, la antigua casa de los padres asesinados del profesor Wirklich, pero abandonan ahí a la joven Alensmeier para volver a Rusia. Cuando Julius vuelve a casa, aparte de lidiar con la tristeza empieza a perder gente a su alrededor, primero a Gertrud, conocedora de su secreto, es atacada por los perros de Maria Bárbara (en serio, cuando leo el nombre me viene a la cabeza una tiarrona enorme con un espadón...), y más adelante pierde el pilar de su vida. Veo que la última vez me quedé en este tomo, y estoy teniendo mejores impresiones con esta segunda lectura.

- Saturn Apartments 5
Por fin tenemos nuevo tomo de esta gran serie, además me ha gustado más que el resto. Primero tenemos un capítulo con muchos huevos, literalmente. La señora Haruko está buscando huevos buenos y Mitsu le recomienda ir a ver a Tamachi, que les lleva a casa de su abuela... un capi un poco loco. Pero luego, la compañia tiene que limpiar las ventanas del nivel del medio y para eso se busca a más gente, pero Jin deja a Mitsu al cargo ya que él no puede. El joven limpiador tendrá que ganarse el respeto del resto de trabajadores y no se lo ponen facil, así que decide relimpiar todo él solo... pero cae.

- Inazuma Eleven 8
Evans está loco por subir de nivel y tener más supertécnicas ya que ha recibido una carta de su abuelo (si, el muerto) diciéndole que se encontrarán en la cima. Pero aparece Byron y un par más de habilidosos jugadores pertenecen ahora a la selección de Corea del Sur, los siguentes contrincantes de Inazuma Japón. Estos le marcan un sobreano gol a Evans (tiran los 3 juntos, ya ves tu), y este acaba muy tocado, tanto que explota y es apartado de la titularidad y de ser capitán. Mirará desde el banquillo como su equipo funciona sin él.

No hay comentarios:

Publicar un comentario